Saltar al contenido
Rodando Caminos

Amsterdam

septiembre 16, 2015

Cuando visitamos Amsterdam, estábamos, por cuestiones personales-burocráticas, casi literalmente sin un centavo. Contábamos con lo suficiente como para garantizarnos la supervivencia, y nos hospedamos gracias Couchsurfing, pero no podíamos darnos ningún gusto extra.

Aún así, Amsterdam fue una de las ciudades que más amamos, una ciudad que nos enamoró y que estuvimos felices de conocer, aunque no hayamos fumado marihuana, ni salido de fiesta ninguna noche.

Así que si están pensando en ir a pasar unos días a Amsterdam pero no tienen mucho dinero y piensan “no hay nada para hacer en Amsterdam gratis“, les informamos que ¡Se equivocan! Aquí les dejamos una lista de un montón de cosas que se pueden hacer en Amsterdam gratis. De hecho, algunas ni siquiera llegamos a hacerlas nosotros por falta de tiempo, así que ya ven, tienen para entretenerse varios días.

1) Paseo por los canales

Amsterdam es una ciudad reconocida por la belleza de sus canales (¿Por qué será que nos atrae tanto el agua?). Al igual que en Venecia, u otras tantas ciudades, pasear por los canales de Amsterdam puede inspirarte, hacerte soñar. Ni que hablar que, para quienes gustamos de la fotografía, es una increíble musa.amsterdam-gratis
Si llegás a Amsterdam y no tenés mucho dinero, nuestra recomendación es que te tomes la primera mañana/tarde para caminarla, recorrerla. Es una ciudad relativamente chica, y se disfruta pasear por ella. Además, será un buen primer contacto, un paseo de reconocimiento que luego te permitirá disfrutarla más.

Nota  de interés: mientras escribíamos este post descubrimos que existe un Club sin fines de lucro que hace paseos gratuitos por los canales en bote. Se llama Club de Botes St. Nicolaas, y parece una propuesta interesante. Sin embargo, nosotros no lo hicimos, y algunas de las páginas que leímos dicen que no funciona más. Les recomendamos averiguar, porque debe ser una experiencia inolvidable!!! Si alguien lo hizo, agradecemos dejar la información en los comentarios 🙂

2) Free Walking Tour

En la misma línea que el punto anterior, podemos decir que una buena manera de comenzar a conocer una ciudad es disfrutando de los famosos Free Walking Tours. ¿Qué són? Bueno, se trata de un tour a pie por los lugares más representativos de una ciudad, Amsterdam en este caso, con un guía que te explica la historia de los distintos puntos que se visitan, cuestiones de la ciudad, etc.

Si bien hay muchas empresas que hacen este tipo de tour, nosotros lo hicimos con Sandemans, y sinceramente nos resultó súper bien. De hecho, luego volvimos a hacer Free Walking Tours con ellos en otras ciudades, y siempre la atención de los guías ha sido excelente.

Dos aclaraciones: primero, que conviene ir entre 15 y 20 minutos antes al punto de encuentro, porque estos tours son muy solicitados y pueden quedarse sin espacio. A nosotros nos pasó… ¡Dos veces!.
En segundo lugar, si bien es un tour “gratis”, los guías esperan que se les de una propina por su trabajo, que es, finalmente, de lo que viven. No es obligatorio dejar nada, y como línea general los guías nunca miran cuánto dinero se les da, pero deben saber que sería conveniente llevar algo de dinero para dejarles.

3) Paseo por el Barrio Rojo

El famoso Barrio Rojo de Amsterdam es uno de los imperdibles de la ciudad. Por su historia, y por lo que representa.

Una caminata nocturna por el barrio te llevará a hacerte muchas preguntas sobre la ética, la ley y muchas cosas más. Ver a mujeres exhibiéndose en vitrinas como un material de consumo es, cuanto menos, impactante. ¿Qué las ha llevado hasta ahí? ¿Son felices? ¿Eligieron esa vida o fue lo que les tocó?

Son preguntas que no podemos responder. En la página Amsterdam.info se puede leer “Las prostitutas destinan parte de su trabajo a pagar el alquiler de la vitrina. La renta se paga por turnos diarios que varían de 8 a 12 horas. Los precios los establecen los dueños pero van desde 40 a 120 euros por turno. Podemos entonces considerar a cada prostituta como una emprendedora independiente a cargo de una microempresa“. Es interesante para hacernos reflexionar, y una visita que merece realmente la pena.

Vale aclarar que hay mucho celo alrededor de la imagen de las mujeres en “vidriera” y que, por eso, es recomendable pasear por ahí sin cámara de foto, o por lo menos, ser muy cuidadoso de no sacarle fotos a ellas directamente. Los guardias de seguridad pueden hacerte pasar un verdadero mal momento, ya que (en el menos grave de los casos) te obligarán (violentamente) a borrar la foto.

4) Recorrida por el VondelPark

iglesia-vondelpark-amsterdam

El Vondelpark es un parque histórico de Amsterdam que recorre casi 50 manzanas, y que está lleno de jardines, senderos y pequeños arroyos.

vondelpark-parque-amsterdamEs un paseo muy agradable para ir a pie o en bici, y puede ser un muy buen lugar para hacer un “picnic”, tomar unos mates a la tarde, o tomar fotografías.

Nosotros estuvimos recorriéndolo en Invierno, por lo que el paisaje es menos verde, aunque no por eso menos encantador. Como podrán ver en la imagen, en esas fechas se caracteriza por ser muy pacífico. Sin embargo, por lo que leímos, en verano se puede ir a ver muchos espectáculos gratis al aire libre.

5) Mercado de flores

Su nombre original es Bloemenmarkt, y se trata de una especie de feria, a la vera de un canal, donde todos los puestos son flotantes y venden exclusivamente flores y semillas.

Es una visita imperdible para los amantes de la jardinería, aunque si lo son, no podemos prometerles que el paseo termine siendo gratis. Si bien no se cobra entrada por acceder al paseo, si aman su jardín, se verán tentados de comprar algunas semillas de todo tipo de plantas. Sin duda, las estrellas del mercado son los tulipanes, la flor característica del lugar, y un muy buen souvenir para familiares y amigos.

Las malas lenguas dicen que, para comprar, es mejor averiguar antes cuáles son los mejores puestos ya que algunos son “chantas” (en argentino: “Que presume de tener algo, especialmente una capacidad, un conocimiento o un poder, que en realidad no posee.”), es decir, que pueden venderles semillas de mala calidad, o directamente falsas. Nosotros no compramos, así que no daremos fe ni de una cosa ni de la otra, pero sí podemos asegurarles que el paseo es muy bello.

6) Convento de Begijnhof

convento-Begijnhof-Amsterdam

Para salir un poco del bullicio de la gran ciudad, y (por qué no?) transportarse a otra época, una buena idea es conocer el patio de Begijnhof. El lugar data de principios del siglo XIV y fue en su momento construido para que vivieran allí las mujeres una hermandad católica. Si bien el estilo de vida de estas mujeres era parecido al de las monjas, podían salir y casasrse sin problemas, ya que no habían hecho votos a la Iglesia. Eso sí, sólo podían vivir en esas casas mujeres solas, y los hombres que las visitaran debían irse antes del anochecer: por eso, pueden verse en algunos adornos hombres corriendo.

Dentro de este complejo también se puede ver, en el número 34, la casa más antigua de Ámsterdam, toda de madera, que data del 1420 aproximadamente. Otra interesante atracción es la Iglesia Clandestina. Fue levantada en la época en que el catolicismo era perseguido y se encuentra en el lado norte del patio.

El lugar es propiedad privada, y no permiten la entrada de grupos muy grande o excursiones. Los horarios de visita son de 8 a 17 hs.

7) Degustaciones en las tiendas de quesos

Como sabrán, Amsterdam es muy reconocida por sus quesos. Por eso, si caminan por sus calles, podrán ver enormes tiendas de queso por doquier.

Esto podría resultar un poco tortuoso si son amantes del queso y no tienen dinero para comprar una orma. Sin embargo, les traemos una buena noticia: ¡Existen las degustaciones! Sí, en casi todas las tiendas, si entran a ver, se encontrarán con mesitas que tienen muestras gratis de muchos de los mejores quesos de la tienda para que los puedan probar. ¡Son una verdadera delicia! Muchas de estas degustaciones pueden ir acompañadas con trocitos de pan y distintas salsas para maridar con los quesos.

Claro que las porciones son pequeñas, y es probable que si se pasan media hora probando quesos y no compran nada, los dueños de los locales los miren con cara de pocos amigos, pero por suerte, hay muchísimas tiendas para recorrer e ir probando un poquito de en cada una. A lo largo del día, quizá habrán probado todos los quesos de Amsterdam gratis.

8) Plaza Dam

Es la plaza central de Amsterdam y una visita obligada. Si bien no es muy grande y se recorre en un rato, hay mucho para ver y hacer. Se reconoce enseguida por su obelisco, que es un monumento a la Segunda Guerra Mundial. También se encuentran allí el Palacio Real, y montones de tiendas y restaurantes.

Obelisco en el centro de la Plaza Dam.

Obelisco en el centro de la Plaza Dam.

Además, es un punto de encuentro, tanto para turistas como para locales. Por eso, es muy común toparse alli con artistas callejeros, vendedores de toda índoles, grupos de excursiones, etc. También podemos decirles que aprenderse el camino hasta allí los ayudará a guiarse dentro de Amsterdam.

9) Jardines del Rijksmuseum

Es Rijksmuseum es, sin dudas, el museo principal de Amsterdam y el más grande de toda Holanda. En español se lo conoce como el Museo Nacional de Ámsterdam, y hay quienes lo apodaron la versión holandesa del Louvre.

Si bien entrar al museo no es gratis (sale 10 euros), el edificio es majertuoso, y realmente digno de ser vistado (y fotografiado). Pero además, está situado justo frente a un enorme y bello parque que contiene, quizá, una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad: el cartel de I amsterdam.

Cuando nosotros lo visitamos, había tanta gente que sólo nos pudimos fotografiar en la letra R:

Nosotros en la "r" del cartel de Amsterdam.

Nosotros en la “r” del cartel de Amsterdam.

Pero así es como se ve cuando no está atestado de turistas

Rijksmuseum01.jpg
Rijksmuseum01” by Georges Jansoone – Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

Bello, ¿Verdad? Una visita para hacer en Amsterdam gratis que vale la pena.

10) Zaanse Schans (o pueblo de los molinos)

Este pueblo se encuentra a sólo 10 km. de Amsterdam, y tiene un atractivo increíble: sus enormes y cuantiosos molinos históricos, que tienen más de 200 años de historia encima, ya que datan de la época pre industrial. Nosotros no pudimos ir porque no nos alcanzó el tiempo, pero nos hubiera encantado, por eso lo recomendamos.

El paseo por el pueblo es, lógicamente, gratis. Para llegar hasta allí sólo hay que ir a la Estación Central de Amsterdam (que por cierto, es un paseo aparte! Es bellísima!), y sacar un boleto de tren en dirección Alkmaar, hasta la parada Koog Zaandijk, viaje que dura aproximadamente 20 minutos. Desde allí, para llegar a la zona de los molinos hay que caminar unos 10 minutos más. El boleto de tren ida y vuelta costará más o menos 7 euros.