Saltar al contenido
Rodando Caminos

Couchsurfing. Qué es y como funciona

marzo 22, 2016

Esta guía es para todos aquellos que: no saben qué es Couchsurfing y están cansados de escuchar viajeros hablando del tema; o bien para aquellos que sí saben qué es Couchsurfing, pero todavía no terminan de entender cómo funciona. Esperamos que después del post, estén con más ganas de animarse!

Así que empecemos por el principio….

¿Qué es Couchsurfing?

Couchsurfing es una red social que conecta  a viajeros con locales que tienen un lugar para ofrecerles en su casa (más específicamente un “sofá” o “couch” en inglés), sin que haya una interacción económica de por medio. 

También conecta viajeros entre sí, y locales entre sí con ganas de conocer el mundo. La idea de Couchsurfing, como la de toda red social, es la de unir personas con los mismos intereses (en este caso, los viajes). No es una página de turismo ni nada por el estilo.

Couchsurfing se trata de buscar aventuras…

Sus valores

Tal vez sea más fácil entender qué es y cómo funciona Couchsurfing si nos remitimos a sus valores. Están expresados en su página en inglés, así que acá te los damos en español y además los comentamos 🙂

1) Comparte tu vida:

El espíritu de la generosidad, cuando se aplica en abundancia, tiene el poder de cambiar profundamente el mundo“. Compartir con los demás, un café, tu sofá, o un hermoso atardecer no es un simple gesto cotidiano; es un pequeño acto revolucionario. Si todos estuviéramos más dispuestos a compartir lo que tenemos, pero sobre todo, lo que somos, podríamos comenzar a cambiar el mundo.

2) Crea conexiones

Conectar con y aceptar la generosidad de “extraños” fortalece nuestra fe en los demás y nos ayuda a convertirnos en mejores personas“. Estar abiertos a los demás, y no “temerles” nos ayuda a ser mejores: menos prejuiciosos, más tolerantes, más generosos.

3) Ofrece amabilidad

La tolerancia, el respeto y la valoración de las diferencias se ven plasmadas en la amabilidad“. Ser amable con los demás es lo que te convierte en una persona vale la pena conocer. Con el tiempo, uno va comprendiendo que ceder un espacio a un viajero que no tiene dónde dormir te llena de mucho más de lo que ofreces a cambio.

4) Mantente curioso

“Apreciamos y compartimos el deseo de aprender de los demás, del mundo y de cómo podemos crecer como personas y convertirnos en mejores ciudadanos del mundo a través de los viajes” Pienso que

 

Experiencia de Couchsurfing en Amsterdam.

todo el que ha viajado alguna vez disfruta, en gran medida, de esa nueva manera de mirar.

Cuando se está de viaje todo es nuevo, y nosotros somos como esponjas que no dejan de absorver los que aprenden. Pero sobre todo, somos puro oídos para interactuar con gente nueva, de otras culturas, con otras ideas. Esa es una de las mejores cosas de Couchsurfing: permitirnos conocernos con gente increíble, e interesarnos por su vida.

5) Déjalo mejor de lo que lo encontraste

Esto aplica para el mundo, las relaciones, la casa de tu anfitrión o la acera que va para abajo de camino a la cafetería“. Hacer del mundo un lugar mejor es un deber que tenemos como seres humanos. Sino, ¿Qué sentido tiene estar acá?

¿Cómo funciona Couchsurfing?

Ahora que lo analizamos un poco más, ya vamos entendiendo mejor qué es Couchsurfing. Pero sé que muchos aún piensan por dentro “sí, sí, nada nuevo hasta aquí, pero cómo hago para quedarme en la casa de un desconocido? Me aceptará así como así? Es seguro?

La manera como funciona Couchsurfing es muy simple. Vamos a analizarlo paso a paso desde la creación de un perfil hasta hacer una “request” (un pedido de alojamiento)

El perfil

Lo primero, como en cualquier red social, es registrarse y crearse un perfil. Pero con la diferencia de que el perfil de Couchsurfing tiene muchos ítems que completar y es muy importante que todo esté muy completo. 

La razón es bastante obvia. Una persona va a ofrecerte su casa por una cantidad de días, a ti, completo desconocido. Es lógico que antes de decidir si hospedarte o no, querrá saber lo máximo posible acerca de quién eres. Qué cosas te gustan, si pareces confiables, qué cosas tienen en común, qué pueden compartir durante ese tiempo.

Hay que entender algo más. Aunque no haya dinero de por medio, las personas que usan Couchsurfing esperan ganar algo hospedándote. No, no se trata de algo material. No empiecen a pensar en qué regalos llevar (aunque si puedes ofrecerle un presente a quien te hospeda a cambio de su hospitalidad, tampoco está mal)

Pero piensa que posiblemente la persona que te hospede querrá saber de ti, del lugar del que vienes. Si abre las puertas de su casa a un desconocido tal vez quiere alguien con quien ir a tomar una cerveza, alguien con quien intercambiar libros o música,  con quien practicar el idioma que está aprendiendo…

Couchsurfing no es un sitio de “hostales gratis” (eso no existe). Es (y lo repetiré hasta el hartazgo) una red social para conectar viajeros con locales. Es una herramienta para que los viajeros con poco presupuesto puedan seguir camino, gracias a la ayuda de personas en todo el mundo que disfrutan dándoles un sitio. Por eso es tan importante el perfil: porque la persona que vaya a hospedarte querrá saber a quién está metiendo en su casa. Por qué vale la pena darles una mano. 

Si sabes algo de inglés, es muy buena idea que completes tu perfil en los dos idiomas, ya que te abrirá muchas puertas.

Si tienes un compañero de viaje estable, como nosotros que casi siempre viajamos juntos, no está mal hacer un perfil conjunto. El nuestro es así, y eso nos ha servido, porque a su futuro anfitrión le dará más confianza saber que las personas que va a hospedar siempre viajan juntas.

Si viajas con un acompañante ocasional, es sumamente importante que, aunque no tengan un perfil conjunto, al menos los dos tengan el suyo propio. B., nuestro anfitrión en Bruselas, nos lo remarcó: “son muy listos al hacer un perfil de ambos. Me ha pasado de recibir request de alguien que tiene un buen perfil que me dice ‘voy con un amigo/a’. Pero de esa otra persona yo no sé nada, ni el nombre, y eso no me gusta. Al menos, quisiera ver que tenga un buen perfil también”.

Encontrar un lugar donde descansar, intercambiar experiencias y pasar un buen rato…

Las referencias

Este punto es clave. Las referencias son el elemento que garantiza que un miembro de Couchsurfing es de confianza. Así como al momento de comprar un producto en MercadoLibre o Ebay nos fijamos la reputación del vendedor, antes de alojar a un desconocido, lo más probable es que nos fijemos en sus referencias.

Con las referencias, otros usuarios de Couchsurfing que te conocen pueden decir qué opinan sobre ti. Pueden dejar una referencia positiva si todo fue bien, neutral si más o menos, o negativa si algo salió mal.

Esto permite generar confianza, ya que si muchas personas te alojaron y dejaron buenas referencias sobre ti, eso significa que en general eres alguien confiable.

Si bien cualquiera puede dejar referencias (por ejemplo, amigos que tengan un perfil pueden hablar bien de nosotros) las que tienen más peso son las de personas que nos alojaron o a las que hemos alojados. Es decir, personas con las que haya habido un real intercambio de couch, que es lo que importa.

Con las últimas actualizaciones, además, este sistema de referencias se hizo bastante más minucioso. Couchsurfing sólo nos permite dejar referencias de “me alojé con…” a una persona a la que le hayamos mandado una request y que, además, esta haya sido aceptada (o al revés para “recibí a…”). Eso da mucha más confianza, ya que sabemos entonces que las referencias que vemos en un perfil son reales, pero limita un poco nuestra capacidad de conseguir muchas buenas referencias “de peso” desde el comienzo.

Lo ideal es que si ya sabes que en un tiempo te irás de viaje, y tienes lugar en tu casa, que empieces a hospedar gente. Eso, además de darte referencias, te ayudará a comprender mejor qué es Couchsurfing, a abrirte a la experiencia, y, sobre todo, te ayudará a ser luego un buen huésped (aprenderás qué cosas te gustan y cuáles te molestan como anfitrión y tratarás de actuar en consecuencia cuando te toque ser huésped).

La verificación

Si no puedes alojar a nadie en tu casa, tienes pocos amigos con perfil de Couchsurfing, te irás de viaje pronto y no tienes tiempo de hospedar a nadie, o todo junto, una buena idea es “verificarse”. Es lo único que tiene un costo dentro de Couchsurfing, una membresía anual de 20 dólares. Es necesario pagar ese monto con tarjeta de crédito y con los datos de la misma verifican que eres la persona que dices ser, como así también tu dirección (de ese modo, garantizas a los demás que no eres un prófugo de la justicia o algo así).

Incluso aunque tengas referencias, puede ser una buena idea pagarlo, sobre todo si vas a hacer un viaje largo que depende exclusivamente de que Couchsurfing funcione. En nuestro caso, la verdad es que nunca verificamos la cuenta y sin embargo, después de conseguir las primeras referencias, siempre funcionó perfectamente. Pero de cualquier modo, si tienes el dinero y quieres sumarle un plus a tu perfil, es una muy buena opción.

La request

Una vez que tu perfil es perfecto, completo y con referencias y/o verificación, lo siguiente para conseguir que te alojen es enviar una buena solicitud.

En lo personal, creo que el primer paso fundamental es elegir un buen candidato. Para eso debes poner en el buscador a dónde quieres ir, y el sitio te mostrará todos los usuarios que viven allí, y cuáles de todos ellos aceptan invitados. Pasado ese primer filtro, también podrás filtrar entre aquellos que se adapten a tus necesidades(que acepten más de un invitado si no viajas solo, que hablen tu idioma, etc.). Entonces te quedarás con un puñado de personas que pueden ser sus anfitriones.

couchsurfing - paris

Con Heykel, nuestro couch en París, con el que seguimos en contacto a la distancia

Ahí viene la parte “difícil”. Deberás leer los perfiles de cada uno, y, esta es una sugerencia, buscar personas con la que tengas cosas en común. Repito (sí, sigo siendo repetitiva en este punto), Couchsurfing es, además de una manera de ahorrar dinero, un “intercambio cultural”. Busca alguien que pueda darte y al que puedas darle algo. Si te gusta salir de fiesta, es buena idea buscar alguien que lo disfrute también, que pueda acompañarte alguna vez a tomar unas copas. Si te gusta leer, encuentra alguien que en su perfil comparta tus gustos literarios. Encuentra alguien que esté estudiando español y quiera practicar el idioma, o que se muera de ganas de conocer tu país, y al que entonces puedas darle sugerencias para cuando haga su gran viaje.

En primer lugar, eso hará que la otra persona esté más motivada a alojarte. En segundo lugar, piensa que con esa personas vas a compartir mucho tiempo, porque estarás quedándote en su casa, así que tener temas de conversación y cosas en común también será bueno para ti, evitando así momentos incómodos. Quizá, hasta te ganes un buen amigo. 

En este sentido, también es importante que en el mensaje que le escribas pidiéndole alojamiento quede claro que has leído su perfil completo, y que si quieres alojarte con esa persona es porque consideras que pueden llevarse bien.

Cierto es que puedes hacer una request estándar y copiarla y pegarla a todo el mundo, y que funcione. Pero no es la idea, y honestamente, estando del otro lado eso se nota, y mucho. Quizá haya personas a las que no les importe, pero hay muchas que se pueden sentir ofendida si las tomas como “una posibilidad más de alojamiento” y ni siquiera se tomen el trabajo de contestar.

dog-sleeping

Tal vez tengas que compartir un poco la cama o el sillón…

Una vez hecho todo esto, sólo queda esperar un “sí”. Si no tienes suerte a la primera, sigue intentando. Alguien leerá tu perfil y creerá que eres una persona digna de hospedar.

Cuando comiences a viajar haciendo Couchsurfing, verás que tu cabeza y tus modos de concocer los sitios que visitas cambia, y mucho. Verás que te puedes adaptar igual de bien a un sommier que a una colchoneta tirada en el piso. Que eres capaz de responder cosas acerca de tu país que ni sabías que sabías. Que puedes ser mucho más ordenado que en una pieza de hotel. Y sobre todo, y fundamentalmente, que el mundo está lleno, pero lleno en serio, de gente que vale la pena conocer.