Saltar al contenido
Rodando Caminos

Seguros de viaje. Tips para estar tranquilo

julio 25, 2018

Salir de viaje, es una experiencia emocionante, conocer nuevas culturas, contemplar nuevos paisajes y tener la oportunidad de relacionarte con otra gente, que de ninguna otra manera habrías conocido.

Tu viaje puede llevarte al cielo… o al infierno. Cuando sales de tu zona de confort, son muchos los imprevistos que pueden suceder.

Puedes perder tu vuelo cuando haces escala en otro aeropuerto por retraso, extraviar tus maletas, sufrir un pequeño robo y lo peor de todo tener un pequeño accidente o necesitar asistencia médica por haber enfermado.

Cuando viajé sola a Tailandia de mochilera, casi todas las personas de mi alrededor estaban atemorizadas de que pudiera sucederme algo en el viaje. Y otras muchas intentaron sacarme la idea de la cabeza.

Pero dejarse llevar por el miedo y quedarse en casa, o en la playa de Benidorm no era una opción para mí.

Así que, aunque tenga que reconocer que puedo estar muy loca, cada una de estas aventuras que emprendo, son un escalón más en mi evolución y que una vez realizado el viaje pienso… Pues no ha sido tan difícil, ni tan arriesgado.

A mi favor, he de decir que una de las cosas que he aprendido con mis múltiples viajes, es a cuidar de mí misma. Cuando en 2007, recorrí España a pie haciendo el Camino de Santiago, cuidaba mucho la salud de mis pies y asegurarme de tener suficiente agua en los trayectos en los que no pasaba por ninguna población.

Siendo realista en todo momento de mis propias capacidades y donde estaba la línea de lo que podía ser seguro o inseguro. Sí he subido a coches de desconocidos a los que he pedido que me acercaran a algún lugar, alguna que otra vez se me fué la mano con la bebida.

No con todo el mundo y más de una vez me he negado a subir a algún coche. Y muchísimo menos voy a tomar de una copa que me ofrezca un desconocido. La intuición siempre ha sido mi mejor compañera.

A decir verdad, la única vez que me han tenido que ayudar, fué en Tailandia, después de sufrir una caída de moto y tener una infección en la rodilla.

Llamé a Iati, que era la compañía con la que había contratado mi seguro y ellos mandaron un taxista que hablaba inglés a recogerme al hotel.

Cuando me llevó al hospital, pensaba que estaba en un hotel de 5 estrellas superior, la recepción tenía una escalera impresionante. Primero me atendió una enfermera, pero como no me apañaba con ella en inglés, trajeron a otra.

Allí le expliqué que se me habían infectado las heridas de la rodilla (la llevaba hinchada y estaba muy caliente) y que también tenía picor por todo el cuerpo. Después de curarme la herida, me entregaron en la farmacia de recepción un pequeño botiquín con los antibióticos y la pomada que debía tomar.

Todo ello con coste cero, sin tener que adelantar ninguna cantidad. Cuando firmé los papeles pude ver que el coste de mi reparación (jaja ni que fuera un coche), ascendía a 150 euros. Como lo ves, la asistencia sanitaria en el Sudeste Asiático no es para la clase media.

Hay seguros que te cubren, pero en muchos tienes que adelantar el dinero de tu bolsillo y si vas de mochilera, como era mi caso, los euros escasean un poco.

Cuando estuve en Koh Phangan,al sur de Tailandia, vi como mucha gente iba a las clínicas por haberse caído de la moto. Es una lesión bastante común debido al mal estado de las carreteras, el lío de conducir por la izquierda y  que al ser verano, la ropa que se lleva no es la más adecuada para rozarte con el asfalto.

Tarjeta sanitaria europea, ¿qué cubre?

Para el caso de que viajes a un país de la Unión Europea, o del Espacio económico europeo (o sea los anteriores más Noruega, Liechtenstein e Islandia) y Suiza. Puedes solicitar tu tarjeta sanitaria europea pinchando aquí.

Qué no cubre la TSE?

Lo primero decir que la tarjeta sanitaria europea:

  • No es un seguro de viaje, no cubre robos, ni pérdidas, ni retrasos de vuelos.
  • No se garantiza la gratuidad de todos los servicios médicos que hay en España. En algunos casos el paciente asumirá unos gastos en igualdad de condiciones de los residentes del país al que se viaje, no siendo reembolsable este importe por la Seguridad social.
  • No cubre los gastos en el caso de viajar para recibir tratamiento médico, es necesario que el INSS o IMS, emita el formulario correspondiente, previo informe favorable del Servicio de Salud.

Además algunos grupos de población como:

  • Los perceptores de prestaciones por desempleo y sus beneficiarios.
  • Los asegurados que tienen reconocido el derecho a asistencia sanitaria como personas residentes en España, o los que han agotado las prestaciones por desempleo.
  • Los beneficiarios de nacionalidad no comunitaria con NIE.
  • Todos aquellos asegurados que deban presentar documentación para exportar el derecho a asistencia sanitaria

deberán personarse, para solicitar la TSE en cualquier CAISS del INSS, solicitando cita previa, o en las Direcciones Provinciales o Locales del ISM (Instituto social de la marina), en el caso de los titulares del Régimen Especial de Trabajadores del Mar. No pudiendo obtener este documento por internet.

Validez de la Tarjeta Sanitaria Europea

Normalmente es de dos años desde su expedición, salvo en el caso de aquellas personas que reciben prestación por desempleo (ojo prestación, que no subsidio), en cuyo caso el plazo expira en el momento de agotarse la prestación.

Es decir, que el títular continue reuniendo los requisitos que dieron lugar a su obtención.

En ese caso y si vas a viajar a la Unión Europea, te recomiendo que te incluyan en el régimen de seguridad social de un familiar ascendiente, como los padres o cónyuge.

¿Qué puede ocurrir si enfermo y estoy en el extranjero?

.
Pues que recibirás asistencia y después te pasarán la receta, como le pasó a Pedro. Estando en una convención en Turquía, le tuvieron que operar de urgencia de una Peritonitis. Una grave infección intestinal que de no haberle intervenido, se lo hubiera llevado al otro barrio.

Lo operaron sí, pero el importe de hospitalización ascendió a casi 30.000 euros. Vamos un riñón.

Así que este verano que viajamos a Birmania, después de habernos puesto las respectivas vacunas, pienso contratar nuevamente con IATI Seguros, mi seguro de viaje. Que espero no tener que necesitar.

Myanmar, es un país fascinante, lleno de color pero también se está más expuesto a los peligros y no voy a dejar, que un pequeño percance arruine mi viaje y mi economía.

Y tú. ¿Has pensado contratar ya tu seguro de viaje?